Vista de la exposición "Arqueología del color", de David Beltrán, en Galería Freijo en 2020.

Vista de la exposición "Arqueología del color", de David Beltrán, en Galería Freijo en 2020.

Artículo en Artelogie sobre "Arqueología del color", exposición individual de David Beltrán

15 de October 2021

Suset Sánchez Sánchez ha escrito un artículo, publicado en Artelogie, dedicado a la exposición individual de David Beltrán, Arqueología del color, que tuvo lugar en Galería Freijo entre junio y agosto de 2020.

"La última exposición personal de David Beltrán en la madrileña Galería Freijo ha devenido en un compendio poético excepcional que recorre el itinerario seguido por el artista durante casi dos décadas de investigación sobre el arte y las técnicas de la pintura en tanto lenguaje y medio de representación por excelencia en la historia del arte occidental. Y justamente, el ademán de distracción que establece esta muestra, nos conduce a una comprensión de la historia del arte, y específicamente de la pintura, a contracorriente de las canónicas narraciones marcadas por la historiografía. Esa otra historia o relato bastardo, si se quiere apócrifo, nos impele a pensar que los imaginarios pictóricos están construidos en base a la posibilidad de existencia de sus materiales y al complejo socioeconómico e histórico que les ha hecho accesibles en determinados contextos de creación y en manos de ciertos artistas. Entonces, ésta es una historia donde ciencia, alquimia, geología, botánica, economía política y sobre todo, la empresa expansionista e imperialista en el sistema mundo moderno/colonial, urden la memoria de las imágenes."

"Arqueología del color es un corte en la historia de la pintura, una brecha que permite ubicar el ojo en la materia pictórica para revelar lo que ha quedado oculto bajo la primera impresión y fascinación que ejerce en el espectador lo representado. No en balde el artista utiliza la semántica evocadora del método arqueológico para aludir a su intervención en el tiempo de las imágenes, en su pasado, ese cúmulo de trazas sedimentado durante siglos de sobre-exposición a la mirada que apenas revolotea sobre la superficie del cuadro. Consciente o no de ello, la fisura que es redimensionada en estas “abstracciones hiperreales” —por paradójico que pueda parecer dicho binomio— de David Beltrán, da cuenta a través de su sintético procedimiento de la geopolítica de las imágenes, de su condicionamiento histórico-social."

Descargar

Leer artículo